Una nota de la astróloga Chani Nicholas sobre Venus retrógrada

Una nota de la astróloga Chani Nicholas sobre Venus retrógrada

Todas las partes de uno mismo quieren ser conocidas.

Los primeros rumores vinieron del comerciante con esmalte de dedos negro desconchado y un lindo corte de pelo. Me estaban ayudando con nuestra tabla de quesos para la fiesta. Era justo antes del solsticio, y yo estaba rebosante de alegría estacional, hurgando entre diferentes opciones en la cornucopia de delicias cremosas Cuando se acercaron al manchego para darme una muestra, me miraron siniestramente y dijeron: «Creo que nos dirigimos a otro encierro».

Mi corazón se hundió “¿De verdad lo crees?” Respondí, mis palabras empapadas en negación.

Las vacaciones apenas comenzaban. Omicron se estaba infiltrando, pero sentimos que teníamos el control de las cosas. Fuimos vacunados y estimulados. Usábamos máscaras en todas partes. Verificamos todas las casillas.

A punto de reunirnos con amigos, teníamos tantos planes de vacaciones que esperar. Es raro que haya tanta gente alrededor al final del año, pero este año fue diferente. Yo era como un perro pastor feliz, reuniendo con éxito nuestro manada, preparándose para disfrutar juntos de un tiempo de calidad.

Luego vino el texto.

Uno de nuestros seres más queridos dio positivo. Otros dos se sintieron agotados y con gripe. Los amigos de Nueva York estaban en diferentes etapas de obtener Omicron y curarse. Los planes se cancelaron. La desesperación descendió. El mundo se encogió como una bolsa sellada al vacío a nuestro alrededor. una vez más.

Nadie en casa para las vacaciones.

Al principio, nos protegemos contra el destino de estos días actuando como duendes alegres, conduciendo por la ciudad, entregando trufas de chocolate y bandejas de nuestro prometido y preciado plato de queso a toda nuestra gente. Nos paramos afuera con máscaras y el resplandor de las luces de la calle, tratando de salvar los restos de todo lo que ha sido nos han robado estos últimos años: conexión.

Deberíamos haber estado reunidos alrededor de la mesa, reconfortados por la tranquilidad de la amistad, esos fuegos que mantienen encendido el hogar del corazón.

Aunque sabía que Venus estaría retrógrado durante la última parte de diciembre y casi todo enero, me resistía a creer que podría significar esto de nuevoA pesar de que sabía que Mercurio también se estacionaría retrógrado a mediados de enero, y esta unión inversa de los dos significaría que no habría un comienzo en auge para 2022, había esperado contra toda esperanza.

Seguramente no será tan malo, pensé.

Ha sido peor. La promesa desvaneciéndose de que la vida regresaría me golpeó. Justo cuando pensamos que era lo suficientemente seguro, todo se interrumpió una vez más. Desorientado. Desarticulado.

Ahora, como (ejem) astrólogo profesional, sé que Venus retrógrado señala un tiempo de espeleología del mundo interior, un tiempo para tomar las cosas con calma, un tiempo para reflexionar sobre los placeres de la vida, un tiempo para que las cosas se desmoronen, un tiempo experimentar lo que significan la separación y la unión, pero como un simple mortal indefenso, no estaba preparado para cuán profundo sería este portal.

Venus estacionado retrógrado el 19 de diciembre en conjunción con Plutón Profundo, oscuro y traicionero fue la apertura de este descenso.

Me despertaba la mayoría de las mañanas de esta Venus retrógrada con un coro de personajes dentro de mí, todos compitiendo por atención: estruendosos en su descontento, en auge en su soledad, vigorosos en su miedo, rugientes en su preocupación. El problema era que, la mayoría de las veces pensaba que ellos eran yo.

Estas no son nuevas voces o sentimientos desde adentro. Son compañeros antiguos. Cuando vienen, estos aspectos de mí hacen todo lo posible para sumergirme en su bazofia, su mikve profana, de modo que, como un pez, no reconozco el agua. en la que nado. De modo que por pura ósmosis no veré, sentiré, oiré ninguna otra realidad más que la de ellos. O al menos así es como se siente.

Me avergüenza decir que la mayoría de las veces, caigo en la mordaza. Olvido que estas partes de mí mismo son solo eso. No son mi totalidad, y su visión del mundo es generalmente de una persona muy joven y aterrorizada. lugar. Son supervivientes astutos. Nubes que cubren mi cielo, pero también protectores distorsionados que solo me protegen del daño. Este Venus retrógrado ha sido un curso acelerado para reconectarme con ellos.

Como metáfora de estos 40 días y 40 noches del viaje del inframundo de Venus, el mito de 4000 años de antigüedad del descenso de Inanna, una antigua diosa y nombre de Venus, es un profundo espejo psicológico de nuestras propias experiencias del inframundo. estas revisiones una vez cada 18 meses.

Lo he consultado más de una vez en las últimas semanas, con la esperanza de que sus mapas me ayuden a orientarme.

En el mito, la Gran Diosa del Cielo y la Tierra escucha una llamada del inframundo. De la traducción de Diane Wolkstein y Samuel Noah Kramer en Inanna: Reina del Cielo y la Tierrael himno comienza:

Desde el Gran Arriba abrió su oído al Gran Abajo.

LEER
Meditación sobre la muerte y más allá

Desde el Gran Arriba, la diosa abrió su oído al Gran Abajo.

Desde el Gran Arriba, Inanna abrió su oído al Gran Abajo.

La cacofonía de su hermana temible, iracunda, envidiosa y voraz, Ereshkigal, la Reina del Inframundo, llama a Inanna. Es el gemido de Ereshkigal a lo que la Diosa abre su oído, y ella obliga a esta invocación.

Sin embargo, antes de viajar al inframundo, Inanna pone en marcha un plan alternativo. A nadie se le permite visitar el inframundo y regresar, aquí no hay boleto de ida y vuelta. Sabiendo esto, Inanna le dice a su ayudante de confianza, Ninshubur, que vigile Si ella no regresa, debe pedir a los dioses que la ayuden a regresar de entre los muertos, y no debe ceder hasta que ella haya encontrado ayuda.

Inanna se pone en marcha.

En su descenso, tiene que pasar a través de siete puertas (podemos suponer que representan los siete cuerpos planetarios del mundo antiguo. Cada vez, debe quitarse una prenda de ropa, para finalmente llegar desnuda ante su hermana. Sin amuletos. Sin amuletos Sin protecciones.

Ereshkigal no pierde el tiempo, fija el ojo de la muerte sobre Inanna y “lanza contra ella el grito de la culpa”, hace lo que mejor sabe hacer: matar a su hermana.

Inanna se convierte en un cadáver, se cuelga de un gancho para carne y se deja pudrir.

Pero esto no alivia a Ereshkigal. Ella continúa gimiendo en el inframundo. Sus propias defensas no la ayudan. Su hostilidad no la salva. Ella también necesita ser liberada de ella.

Podríamos pensar en Ereshkigal como la otra mitad de la gran Reina, Inanna, el yo que ha sido descartado: el depósito de la vergüenza sin procesar, el yo sin gloria, el yo salvaje, el yo desdeñoso, solitario, implacable y traicionado. yo que también es el guardián de los secretos y tanto poder.

«Afortunadamente, en la superficie, Ninshubur sabe encontrar ayuda. Eventualmente, Enki, el Dios de la Sabiduría (y el abuelo de Inanna) se la concede. Envía a dos seres para rescatarla, con instrucciones estrictas de hacer eco de los gritos de Ereshkigal, que está gimiendo». con los gritos de una mujer a punto de dar a luz.» Dar a luz a sí misma, podemos suponer.

Los ayudantes encuentran a ambas hermanas en el inframundo y atienden a Ereshkigal de inmediato, ya que está sufriendo mucho.

Ereshkigal gemía:

«¡Oh! ¡Oh! ¡Mi interior!»

Ellos gimieron:

«¡Oh! ¡Oh! ¡Tu interior!»

ella gimió:

«¡Ohhhh! ¡Oh! ¡Mi exterior!»

Ellos gimieron:

«¡Ohhhh! ¡Oh! ¡Tu exterior!»

Esta llamada y respuesta continúa para incluir su vientre, espalda, corazón e hígado, hasta que se detiene, atónita de que se reconozca su dolor. ¿Alguien ha reconocido alguna vez su dolor?

Aliviada por haber sido presenciada y, por lo tanto, liberada de su dolor, pregunta a estas criaturas que hacen eco de sus aflicciones, qué puede ofrecerles como agradecimiento. Quiere darles un regalo por su amabilidad. Ellos piden el cuerpo de Inanna, por supuesto. Le rocían la comida y el agua de la vida, que Enki les dio antes de partir, e Inanna se restablece.

La Diosa renace. En realidad, ambas Diosas renacen. Inanna comienza su ascenso.

Podemos mapear este mito en el propio viaje de Venus antes, durante y después de su retrógrado. El planeta es una hermosa estrella vespertina mientras se estaciona retrógrado. A medida que Venus se acerca al Sol, desaparece del cielo (y entra en el inframundo, imaginamos) Luego regresa como una estrella de la mañana cuando se estaciona directamente.

Como es arriba, es abajo, vamos a remolque.

Al reconocer el dolor de Ereshkigal, Inanna se libera. Al reconocer nuestro propio Ereshkigal y honrar todo lo que ha sufrido, nosotros también lo estamos.

Las partes de uno mismo a las que se les han asignado los peores trabajos necesitan ayuda si quieren tener su propio renacimiento. Cuando las dignificamos con un reconocimiento, las devolvemos. a su estado valioso(como dice Richard Schwartz, el fundador de Internal Family Systems).

Lo que he llegado a entender a través de este último Venus retrógrado es que todos los aspectos de mí mismo son restaurables si hago un viaje para visitarlos y reconozco todo lo que han tratado de hacer para evitar que me hagan daño. Todas las partes de mí mismo quieren ser conocidas. Todo lo que mis monstruos realmente quieren es ser heroínas, sin embargo, desarrollar una relación con mi Ninshubur interior y el Dios de la sabiduría, el Ser que sabe qué hacer cuando estas otras partes me han vencido, es clave para no ser consumido.

Sintonizarnos con nuestras propias transformaciones alquímicas misteriosas para comprender, lidiar y poner en uso nuestro poder es imprescindible en la tierra del autodesarrollo. que no somos capaces de superar nuestros propios obstáculos (generalmente nosotros mismos) Este trabajo sucio de analizar los hechos de la ficción es cómo eventualmente llegamos a ofrecer nuestros regalos más valiosos al colectivo.

No tenemos que sufrir por nuestro arte, pero no podemos dejar de lado las partes de nosotros mismos que sufren.

Este trabajo es agotador. Es repetitivo. Exige rituales, en la mayoría de los casos. Requirió una pandemia para mí, tal vez para usted también, para hacer el trabajo a este nivel. Una oportunidad única en la vida para poner nuestro oído en el suelo de nuestras vidas y atender todo lo que nos espera allí: ganchos de carne y fantasmas que gimen que necesitan una doula de dolor, una ayudante y un Dios de sabiduría.

Las estaciones de Venus se dirigen el 29 de enero a las 00:46 (hora del Pacífico). Sin duda, este es un momento crucial: un cambio de rumbo y una señal de nuestro propio renacimiento. De hecho, vale la pena levantarse antes del amanecer (para los madrugadores). , o quedarse despierto (si es un ave nocturna experimentada) para ver a Venus como una estrella de la mañana. Durante los próximos días, esta joya del cielo estará acompañada por la luna menguante en el cielo antes del amanecer. El dúo es una delicia para presenciar y un presagio alentador para meditar a medida que salimos de este período.

Según indican las estaciones de Venus, podemos experimentar epifanías sobre nuestras formas de relacionarnos con nosotros mismos y entre nosotros, podemos sentirnos llamados a profundizar en el cuerpo de trabajo de nuestro artista favorito, o a reflexionar sobre los legados de amor y belleza que dejaron atrás.

De hecho, es como si esta Venus retrógrada se llevara consigo a algunos de nuestros preciados artistas y embajadores del amor y la justicia: Virgil Abloh (pasó antes que Venus estacionada retrógrada, pero estaba en su sombra pre-retrógrada), Joan Didion, Desmond Tutu , Bell Hooks, Betty White, Thich Nhat Hanh, Sidney Poitier y Thierry Mugler, por nombrar algunos.

Venus tendrá que volver sobre sus pasos retrógrados y cruzarse con Plutón una vez más el 3 de marzo. Es en este momento que Venus quedará oficialmente libre de su limpieza posterior a la retrógrada, lo que significa que estaremos en un nuevo territorio de relaciones cuando llegue el momento. principios de marzo. Desde ahora hasta entonces, espero que nos sintamos un poco más ligeros en medio de estos tiempos complicados, o al menos un poco más capaces de reunirnos y dejar que las partes más sabias de nuestra cría interna guíen el camino.

descargar en la App Store

¡Puede encontrar y leer sus horóscopos para la astrología actual aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *